CUANDO
TERMINE
LA CUENTA
ATRAS

Capítulo 4
El ASCENSO Y CAÍDA DE LA UNIÓN EUROPEA



EN EL CAPÍTULO anterior he hablado sobre el séptimo y último profetizado resurgimiento del Imperio Europeo, que comenzó a tomar forma en la década de 1950 y ahora está a punto de llegar al fin. Pero, lamentablemente, el mundo está totalmente ciego para todo esto y no ve los acontecimientos del tiempo del fin que ahora están teniendo lugar delante de nuestros ojos; acontecimientos que han sido profetizados miles de años atrás.

Durante casi 70 años, la Iglesia de Dios ha estado proclamando la verdad sobre ese séptimo resurgimiento a cualquiera que quiera escuchar. Esas naciones comenzaron a formar alianzas a 63 años atrás y se han convertido en la Unión Europea que conocemos hoy. ¡Pero ahora la Unión Europea está a punto de desmoronarse!

En el presente capítulo voy a hablar específicamente sobre este tema, con la esperanza de que los europeos sean más receptivos a esto. Porque de todas las personas, los europeos deberían poder comprender muy bien el significado y la importancia de la verdad revelada en este capítulo sobre su historia y su situación actual.

Herbert W. Armstrong

Es importante saber lo que Dios ha revelado al Sr. Herbert Armstrong sobre el hecho de que habría una tercera guerra mundial, cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llegando al fin. Él entendió que habría un último resurgimiento del Imperio Europeo y también que los Estados Unidos se desmoronarían antes de que la última guerra alcanzara su apogeo.

La razón por la cual yo espero que los europeos puedan ser más receptivos a ese aviso es porque los estadounidenses nunca han dado oídos a esa advertencia, aunque esa sea la advertencia más larga y exhaustiva de todas. Si los estadounidenses hubiesen respondido a esto de manera diferente, entonces mucho sufrimiento y una catastrófica destruición podrían ser evitados. ¡Pero eso nunca ha sucedido!

Durante décadas y décadas la verdad sobre los acontecimientos del tiempo del fin ha estado siendo proclamada por todo los Estados Unidos, pero a las personas esto parece no importarles. Luego después de la Segunda Guerra Mundial el Sr. Herbert W. Armstrong comenzó a avisar sobre estos acontecimientos del tiempo del fin. Ese mensaje ha sido proclamado con gran poder en todo los Estados Unidos, pero ni el pueblo ni sus gobernantes se mostraron muy preocupados al respecto. Ellos no dieron oídos a esa advertencia.

El Sr. Herbert Armstrong exhortó, explicó, hizo muchos esfuerzos y empleó muchos recursos para avisar a las personas sobre el hecho de que los acontecimientos del tiempo del fin se avecinaban. Y esta advertencia fue dada a una nación en la que un gran número de personas profesa abiertamente su creencia en Dios y en Cristo, Su Hijo. Aunque el Sr. Herbert Armstrong haya mostrado pruebas bíblicas de lo que él estaba diciendo y de la advertencia que él estaba dando, esa nación nunca lo reconoció y tampoco dio oídos a sus advertencias.

Él no solo entendió que el séptimo y último resurgimiento profético de Europa estaba en marcha, pero también que la total destruición de los Estados Unidos era aparte del cumplimento de ese resurgimiento. Él sabía que la primera nación en caer en este tiempo del fin sería los Estados Unidos. Y esto es algo que tendrá lugar antes de que comience una guerra nuclear, que resultará en la destrucción de casi 1/3 de toda la vida en la tierra.

Y ahora, mientras aún queda un poco de tiempo, Dios está dando a Europa y a muchas otras naciones del mundo una última oportunidad de dar oídos a las advertencias del Sr. Herbert W. Armstrong.

La Iglesia de Dios nunca ha sido una iglesia grande, con muchos miembros, como otros grupos religiosos que existen en el mundo. La mayoría de las personas nunca ha oído hablar de la Iglesia de Dios, y tampoco ha oído hablar del Sr. Herbert W. Armstrong. Sin embargo, Dios envió al Sr. Herbert W. Armstrong a este mundo para decir al mundo que pronto una última guerra mundial tendría lugar. Aunque su mensaje haya sido ampliamente divulgado en todo el mundo, la principal nación a la que ese mensaje iba dirigido no lo aceptó.

En los Estados Unidos el Sr. Herbert Armstrong fue menospreciado, difamado, falsamente acusado, odiado. Él también fue perseguido por el gobierno de los Estados Unidos. Y mismo ahora, después de más de tres décadas de su muerte, todavía hay muchas personas que demuestran su odio hacia él escribiendo mentiras sobre él. Esto no es nada diferente a lo que le sucedió con Cristo, quien también fue odiado debido al mensaje con el que Dios lo ha enviado a los seres humanos.

Antes de su muerte el Sr. Herbert Armstrong estuvo al frente de una obra que abarcaba la publicación de millones de libros, folletos y revistas que contenían mucha información sobre el tiempo del fin y el Reino de Dios que pronto vendrá. Como la revista La Pura Verdad, que era publicaba en siete idiomas, con un tiraje mensual de más de 8,2 millones de ejemplares. Para que usted se haga una idea en esa época la revista Time, una revista muy conocida, tenía un tiraje mensual de 5,9 millones de ejemplares.

Su programa de televisión semanal, El Mundo de Mañana, y sus programas de radio llegaban a todo los Estados Unidos y a gran parte del mundo. Esto era mucho más que lo que cualquier otra organización religiosa había hecho hasta entonces.

Es interesante notar que otras personas en el mundo reconocieron que había algo único y significativo en el mensaje del Sr. Armstrong. En otras naciones del mundo él fue tratado de una manera muy diferente que en los Estados Unidos.

Personas en otras partes del mundo comenzaron a reconocerle cuando él recibió una condecoración muy singular de manos del Rey Leopoldo III de Bélgica. Se trata de un reloj hecho con una bala de cañón que el rey Alberto I, padre del rey Leopoldo, trajo de un campo de batalla en la Primera Guerra Mundial. El rey Alberto mandó hacer cuatro cajas de reloj de esa bala de cañón, para regalar a las cuatro personas que, según su criterio, habían contribuido más significativamente a la paz mundial. Y como el rey Alberto nunca encontró a nadie que él considerara digno de recibir el cuarto reloj, él incumbió a su hijo la tarea de encontrar esa persona. Y fue su hijo quien decidió dar ese reloj al Sr. Armstrong en el año 1970.

A partir de entonces el Sr. Herbert Armstrong empezó a ser reconocido por otros líderes mundiales y quedó conocido como “embajador sin carpeta para la paz mundial”. Él llevó su mensaje al Príncipe Mikasa y a varios de los miembros del Dieta [parlamento] japonés. El emperador Hirohito confirió al Sr. Herbert W. Armstrong la medalla del Orden del Sagrado Tesoro - 2ª Clase, una de las condecoraciones más importantes que se puede otorgar a alguien que no es japonés. Durante un período de dos décadas, siete primeros ministros japoneses consecutivos han tenido al Sr. Armstrong como amigo y consejero personal. Algunos miembros del parlamento japonés solían decir que ellos eran los hijos japoneses del Sr. Armstrong. Aunque todos estos gobernantes sentían una gran admiración por el Sr. Armstrong, ninguno de ellos dio oídos a su advertencia sobre el tiempo del fin y tampoco a su mensaje sobre la venida del Reino de Dios.

El Sr. Armstrong tenía una amistad muy cercana con el Rey Hussein de Jordania, con el Rey Bhumibol Adulyadej y la Reina Sirikit de Tailandia, y con algunos Primeros Ministros de Israel, incluyendo a Golda Meir y a Menachem Begin. Otros que tuvieron al Sr. Armstrong con un amigo personal fueron el presidente egipcio, Anwar Sadat, el fundador y primer presidente de Kenia, Jomo Kenyatta, el Emperador de Etiopía, Haile Selassie, el alcalde de Jerusalén, Teddy Kollek y también el juez en la Corte Mundial de La Haya, Países Bajos, el Sr. Nagendra Singh, su amigo de toda la vida.

El Sr. Herbert W. Armstrong también se ha visto personalmente con líderes políticos como la primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, El rey Juan Carlos de España, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak y la primera ministra de la India, Indira Gandhi. Pero ninguno de estos líderes mundiales dio oídos a su mensaje.

El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos, concedió al Sr. Armstrong la Medalla al Mérito Presidencial “por su apoyo moral y su convincente influencia sobre las personas para llevarlas al desarrollo de un orden mundial justo y pacífico”. Él también recibió la condecoración de “Comandante de Nuestra Orden Más Nobel de la Corona de Tailandia”. Pero ninguno de los líderes o habitantes de esas naciones dieron oídos a su mensaje.

Otros líderes que el Sr. Armstrong conoció personalmente fueron el presidente de Chile, Salvador Allende, el presidente de Indonesia, Suharto y el presidente de Vietnam del Sur, Nguyen van Thieu. Él también recibió una invitación del presidente de Rumania Nicolae Ceausescu, para visitar ese país.

El Sr. Armstrong también se reunió con el máximo líder de la República Popular de China, Deng Xiaoping y fue el primer reconocido líder cristiano a reunirse oficialmente con miembros del gobierno de China. Sin embargo, esto no salió en las noticias. Durante esta visita, algo sin precedentes, él habló a funcionarios de 76 naciones en el Gran Salón del Pueblo en Beijing sobre el camino que lleva a la verdadera paz y sobre la razón por la cual los seres humanos no son capaces de lograr la paz. Ningún otro líder religioso ha sido invitado para algo así en China. Pero esto fue algo que pasó desapercibido para el mundo.

El Sr. Herbert W. Armstrong recibió muchos otros honores y visitó a muchos otros líderes mundiales, pero todo esto pasó desapercibido para el mundo occidental. Aunque Dios había enviado al Sr. Armstrong para proclamar Su mensaje principalmente a esas naciones.

Y es necesario mencionar nuevamente aquí que una nación muy específica, a quien el Sr. Armstrong había sido enviado, no lo reconoció como tal y tampoco lo recibió. Esa nación es los Estados Unidos de América, nación que es el punto central del comienzo de los proféticos y catastróficos acontecimientos que tendrán lugar en esa fase fina del tiempo del fin. Y todo esto puede tener lugar dentro de pocos meses y no dentro de pocos años.

Mientras el mundo se acercaba al tiempo del fin Dios cumplió una promesa que Él había hecho miles de años antes. Dios prometió a un pueblo que Él iba a hacer de ellos la nación más rica y poderosa que el mundo jamás había visto. Esa fue la promesa que Dios hizo a José, el hijo de Jacob, cuyo nombre fue cambiado a Israel.



Las diez naciones que formarán una alianza en Europa al final

He dicho en el capítulo anterior que en Apocalipsis 17 Dios deja muy claro la importancia profética del séptimo y último resurgimiento. Es en el capítulo 17 de Apocalipsis que la historia sobre los resurgimientos adquiere un claro contexto religioso. Y es también en ese capítulo donde el origen de ese contexto religioso comienza a ser revelada. Y esta será una de las cosas más difíciles de reconocer para los seguidores del cristianismo tradicional, cuando ellos sean confrontados con esa realidad.

La descripción de la bestia en Apocalipsis 13 es una descripción diferente de la descripción de la que vamos a hablar a continuación. La descripción del capítulo 13 es una especie de puente para ayudarnos a comprender mejor lo que fue profetizado en el Libro de Daniel sobre Europa y lo que Dios reveló con más detalles ahora, en el tiempo del fin, unos 2.500 años más tarde, que está escrito en el Libro de Apocalipsis.

El significado contenido en la descripción de la bestia en Apocalipsis 17 revela más detalles sobre la historia de los siete resurgimientos y sobre algo muy poderoso que siempre ha estado detrás de cada uno de los resurgimientos: la guerra.

Al Sr. Herbert Armstrong le fue dada la comprensión de que lo que está escrito en esos capítulos del libro de Apocalipsis describe claramente lo que va a pasar en la Unión Europea de hoy.

Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas y habló conmigo diciendo: “Ven acá, y te mostraré la condenación de la gran ramera que está sentada sobre muchas aguas. Con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los que habitan en la tierra se embriagaron con el vino de su fornicación”. Me llevó en el espíritu al desierto. Y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia y que tenía siete cabezas y diez cuernos. (Apocalipsis 17:1-3).

Aquí se describe lo que representa el nombre Europa. En la mitología griega Europa era una princesa fenicia que fue raptada y llevada cautiva a la isla Creta montada un toro, que era el dios Zeus, que se había transformado en un toro. La historia de Europa tiene raíces muy profundas; mucho más profundas de lo que las personas saben. Si usted entiende esas cosas, entonces usted va a poder comprender lo que Dios está revelando en este capítulo.

Dios usa el símbolo de una mujer sentada sobre una bestia para describir el vínculo que siempre ha existido entre los gobiernos y las falsas creencias religiosas en el profético Imperio Europeo y en sus muchos resurgimientos a lo largo del tiempo. La adoración a muchos dioses es algo que ha tenido una fuerte influencia en el surgimiento del Imperio Romano, en los comienzos de un imperio profético, el Imperio Europeo, que continuaría existiendo hasta el tiempo del fin, hasta la última guerra en esta tierra.

En Wikipedia, bajo el título “Lista de dioses romanos”, usted puede leer en el primer párrafo un resumen de todo lo que las personas tienen que saber sobre los comienzos y la instauración del Imperio Romano.

Entre los más populares dioses romanos están los que se identificaban con los dioses griegos, los mitos e iconografía griegos, y en ocasiones las prácticas religiosas asociadas a esto, que eran incorporados en la cultura romana, incluyendo la literatura, el arte y la vida religiosa, algo que se puede apreciar durante todo el periodo imperial.

Si usted recuerda el ejemplo del símbolo de la serpiente enrollada en un palo, que esto ha sido transmitido de generación en generación durante miles de años, esto le ayudará a entender lo que sucedió desde el comienzo del Imperio Romano, pero en una escala mucho, mucho mayor en Europa. Los primeros romanos solían adoptar los y mezclarlo todo. Esas cosas han ido cambiando gradualmente a lo largo de los siglos hasta resultar en lo que quedó conocido en todo en el Imperio Romano como cristianismo.

Hoy en día usted puede identificar fácilmente el origen de esas misteriosas enseñanzas y creencias que no tienen ningún fundamento en ninguna verdad, doctrina o enseñanza de la Biblia. Enseñanzas como la celebración de la pascua o la navidad, la doctrina de la trinidad, el símbolo de la cruz, el culto al sol en el domingo al amanecer, el culto a imágenes de una madre con un niño en sus brazos, los conejos y los huevos de la pascua como símbolo de fertilidad y muchísimas otras cosas que se han convertido en las enseñanza y prácticas religiosas de más de 2 mil millones de personas en todo el planeta. Todo esto tiene su origen en ideas que fueron usadas para fundar esa nueva religión romana. Ideas y prácticas religiosas de personas que creían en esos dioses antiguos.

Dios tiene mucho que decir sobre falsas enseñanzas y prácticas que tienen su origen en la creencia en otros dioses. Y debido a que los seres humanos han ignorado a Dios y han contaminado aún más Su verdad con fábulas y prácticas religiosas que son falsas, pronto el juicio de Dios vendrá sobre el mundo. Y será durante ese tiempo de juicio que Dios pondrá fin al autogobierno y a las religiones de los seres humanos, para así poder instaurar Su Reino, que gobernará sobre todas las naciones de la tierra.



Llena de nombres de blasfemia

Si usted mira la historia de los comienzos del Imperio Romano y la transformación por la que ha pasado todas esas ideas religiosas usted podrá entender mejor la verdad sobre lo que vemos hoy en el “cristianismo tradicional”. El cristianismo tradicional tiene sus raíces en esa costumbre de mezclar todo tipo de creencias.

Los romanos tenían la costumbre de mezclar las creencias religiosas y los dioses de otros pueblos con los suyos propios. Ellos solían adoptar las creencias de los pueblos que ellos conquistaban y mezclar esas creencias con las creencias de los demás pueblos porque esto facilitaba la integración entre los diferentes grupos y la expansión del imperio. Ellos no mezclaron solamente las creencias de los griegos, los celtas y del pueblo germánico, ellos también mezclaron las creencias del judaísmo y de los que se aferraban a las verdaderas creencias y enseñanzas cristianas.

Esas diferentes creencias también incluían la adoración a muchos dioses. Y es por esta razón que Dios describió a esta bestia en Apocalipsis 17 de esa manera específica. La descripción de esa bestia es similar al símbolo de Zeus, un dios de la mitología griega que, transformado en un toro llevó a la princesa Europa a la isla de Creta montada en él. Creta es la isla más grande y más poblada de toda Grecia, y, según la historia fue la cuna y el centro de la civilización minoica, la primera civilización desarrollada de Europa, del año 2700 al año 1420 a. C.

Y cuando usted lee esa descripción: Y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, usted debe comprender el propósito de tal afirmación. El nombre Europa proviene de la mitología griega y representa el proceso a través del cual el falso cristianismo fue creado. Esa costumbre de las personas en el Imperio Romano de mezclar la mitología, las creencias y prácticas religiosas, las ideas relacionadas con muchos dioses diferentes fue, en parte, lo que resultó en el falso cristianismo.

Dado que esa práctica es parte fundamental de la creación del cristianismo tradicional, esto es descrito proféticamente como llena de nombres de blasfemia. Blasfemia es adjudicarse la prerrogativa de cambiar, de ir en contra de lo que Dios ha revelado como verdadero y correcto en nuestra adoración a Él.

Lo que en este capítulo es descrito como “una mujer sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres de blasfemia” es exactamente lo que es descrito en Apocalipsis 13.

Y vi que (de la arena) del mar subía una bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas. Sobre sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus cabezas había nombres de blasfemia. (Apocalipsis 13:1)

Y adoraron al dragón porque le había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia diciendo: “¿Quién es semejante a la bestia, y quién puede combatir contra ella?”. Y a la bestia le fue dada una boca que hablara insolencias y blasfemias, y le fue dada autoridad para actuar por cuarenta y dos meses. Y (la bestia) abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar contra Su nombre y contra Su tabernáculo, es decir, contra los que tienen morada en el cielo. (Apocalipsis 13:4-6)

En estos versículos queda claro que el origen del falso cristianismo está lleno de blasfemia. Y más adelante le voy a dar algunos ejemplos de esto. Entre otras cosas están la enseñanza de que Dios es una trinidad y el cambio del verdadero nombre de Cristo de Josué a Jesús. Y aunque ahora, después de tantos siglos, resulta difícil probar esto, hay personas creen que el nombre Jesús viene del nombre Zeus.

En ambas descripciones se usa la expresión “nombres de blasfemia”, pero esto se refiere a algo que va mucho más allá que simplemente nombres. Esto también se refiere a ciertas cosas de la mitología que eran utilizadas en diversas prácticas de adoración. También a los objetos de arte, las esculturas de figuras mitológicas que han sido mezclados en la adoración en el falso cristianismo. Todas esas cosas encajan en la descripción de “nombres de blasfemia”.

La verdad es que hay una gran cantidad de cosas que han sido incorporadas al falso cristianismo que encajan en esta descripción. Ya he hablado de algunas de esas cosas, pero es necesario mencionarlas nuevamente aquí.

El Sabbat de Dios, en el séptimo día de la semana, fue cambiado por el culto dominical, en el primer día de la semana. Domingo en ingles es Sunday, una palabra que significa el día del sol.

La ceremonia del bautismo – que tiene lugar cuando una persona adulta decide arrepentirse de sus pecados y entonces es sumergida en agua - también fue cambiada. Ellos han cambiado esto por una ceremonia en la que ellos rocían agua sobre la cabeza de niños. Y esto es también es una blasfemia.

Hay muchos objetos de arte que son símbolos usados en prácticas religiosas falsas, en doctrinas y enseñanzas sobre falsos dioses. Muchos de estos símbolos fueron adoptados y son usados en el falso cristianismo. En las obras de arte, en las pinturas con esos dioses falsos, ellos a menudo representan lo que ellos creen que es el cielo y el infierno. Objetos como cruces y estatuas de una madre con un hijo en sus brazos eran usados en la adoración a falsos dioses siglos antes de que Cristo naciera de María, su madre. Todas estas cosas han sido mezcladas e incorporadas al falso cristianismo.

He hablado antes que Cristo ordenó que los títulos religiosos relacionados con Dios nunca deberían ser utilizados, pero que los maestros religiosos adjudican esos títulos a miles de personas que son llamadas de ministros de Dios.

También es bueno recordar todas las blasfemias perpetradas por Constantino, quien convocó y presidió el Concilio de Nicea en el año 325 d.C., ayudando así a crear la nueva religión oficial del Imperio Romano, religión que ellos llaman de “cristianismo”.

Dios ordenó a Su pueblo celebrar el Pesaj una vez al año. Ese es un mandamiento perpetuo. Pero ellos cambiaron la observancia anual en la que comemos un trocito de pan sin levadura y bebemos un poco de vino, que son los símbolos del Pesaj, por una ceremonia que ellos llaman de comunión y que ellos suelen observar semanalmente.

La definición de blasfemia es “cometer sacrilegio contra Dios o las cosas sagradas. La falta de respeto a Dios.”

Llamar al Hijo de Dios por un nombre diferente al nombre que Dios ordenó que fuera dado a Su Hijo es una blasfemia. Decir que Dios es una trinidad es una blasfemia. Dios revela claramente que solo Él siempre ha existido, que solo Él tiene vida eterna inherente a Sí mismo. Dios dejó esto muy claro mucho antes que Su propio Hijo naciera de una mujer, de un ser humano físico.

Yo soy el SEÑOR (YAHWEH, que en hebraico significa “el Eterno”), y no hay otro; fuera de Mí no hay ningún Dios (ELOHIM en hebraico). Aunque tú no Me conoces, Yo te fortaleceré, para que sepan de oriente a occidente que no hay ningún otro fuera de Mí. Yo soy el SEÑOR [YAHWEH, el Eterno], y no hay otro.” (Isaías 45:5-6).

Porque así ha dicho el SEÑOR (YAHWEH, el Eterno), el que ha creado los cielos, él es Dios; el que formó la tierra y la hizo, él la estableció; no la creó para que estuviera vacía, sino que la formó para que fuera habitada: “Yo soy el SEÑOR, (YAHWEH, el Eterno) y no hay otro”. (Isaías 45:18).

Aquí, y en muchos otros pasajes de la Biblia, Dios explica que solo Él tiene vida eterna. Pero en el Imperio Romano surgió una iglesia que afirma que Dios es una trinidad. Y esto es la definición de blasfemia.

En el Concilio de Nicea ellos establecieron la observancia de la pascua, después de prohibir la observancia del Pesaj. En todo el Imperio Romano ellos adoptaron una observancia religiosa llamada pascua. Observancia que tiene su origen en la adoración de una diosa, que era adorada en muchas culturas antiguas.

El cristianismo del Imperio Romano enseña un montón de mentiras sobre cuando Cristo murió y cuándo él fue resucitado. Ellos enseñan que Cristo murió clavado en una cruz y que él fue resucitado en un domingo por la mañana. Y así ellos justifican el culto dominical. Ellos han cambiado el nombre de Cristo y celebran su cumpleaños en el invierno, mismo sabiendo que Cristo no nació en el invierno. ¿No se ajustan todas esas cosas a la definición de blasfemia?

Los líderes religiosos de esta iglesia y de las iglesias que se han derivado de ella han blasfemado el nombre de Dios usurpando títulos como Padre, Reverendo, Papa y muchos otros más. Sus líderes religiosos se han adjudicado la prerrogativa de absolver los pecados de las personas, algo que solo Dios Todopoderoso puede hacer. Solo Dios puede perdonar nuestros pecados a través del sacrificio de Su Hijo, que murió como el sacrificio del Pesaj por toda humanidad, derramando su sangre para que, a través de Cristo, nuestros pecados puedan ser perdonados.

La pregunta que usted debería hacerse es: “¿Qué es verdadero y qué es falso en todo esto?” Solo lo que es falso puede blasfemar contra Dios y contra Su nombre. Blasfemar es usar el nombre de Dios y Su palabra, las verdades que Dios nos revela a lo largo de la Biblia, de la manera equivocada. Y, por supuesto, tergiversar, distorsionar y traducir mal lo que Dios dice en Su palabra es por definición una blasfemia.



La mujer montada sobre la bestia

Pero, ¿quién es la mujer montada sobre la bestia mencionada en Apocalipsis 17? Todos los que están leyendo el presente libro ya han leído lo suficiente como para dar una respuesta sincera a esto. Vamos a leer esto nuevamente y después vamos a continuar aprendiendo más sobre este séptimo resurgimiento, que ahora está en marcha.

Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas y habló conmigo diciendo: “Ven acá, y te mostraré la condenación de la gran ramera que está sentada sobre muchas aguas. Con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los que habitan en la tierra se embriagaron con el vino de su fornicación”. Me llevó en el espíritu al desierto. Y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia y que tenía siete cabezas y diez cuernos. (Apocalipsis 17:1-3).

La mujer, que tiene la misma apariencia que la princesa Europa, simboliza la religión que fue fundada por el Imperio Romano. Proféticamente, una mujer es el símbolo de una iglesia. En la Biblia la Iglesia de Dios es referida como una mujer y es descrita como “la madre de todos nosotros”. Dios quiere que Su pueblo sea alimentado por Su Iglesia. Pero la mujer descrita aquí no es la Iglesia de Dios, sino una iglesia que ha estado alimentando (moldeando) y emborrachando a las personas con las blasfemias que ella enseña.

La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y estaba adornada con oro y piedras preciosas y perlas. En su mano tenía una copa de oro llena de abominaciones y de las impurezas de su inmoralidad. En su frente estaba escrito un nombre: “Misterio, Babilonia la grande, madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra”. Vi a la mujer embriagada con la sangre de los santos y de los que tienen el testimonio de Cristo. Al verla, quedé asombrado con gran asombro. Y el ángel me dijo: “¿Por qué estás asombrado? Yo te explicaré el misterio de la mujer y de la bestia que la lleva y que tiene siete cabezas y diez cuernos. (Apocalipsis 17:4-7)

Si usted entiende lo que una “mujer” simboliza proféticamente, entonces es fácil entender lo que Dios está describiendo aquí. Aquí dice que esa mujer estaba vestida de purpura y escarlata, y estaba adornada con oro y piedras preciosas y perlas. Esto representa las grandes riquezas de esa iglesia. Esa iglesia suele exhibir sus riquezas. Es una iglesia que se destaca y quiere que todos la vean. Usted puede ver esto en casi todas las ciudades europeas. Ellos construyen sus suntuosos edificios bien en el centro de las ciudades para que todos los vean. Las personas suelen hacer muchos sacrificios para construir esas cosas, mucha riqueza es destinada a esas edificaciones.

Aquí dice que esa mujer tenía en sus manos una copa de oro. Y el simbolismo de esto es único también, porque esto representa las enseñanzas de esa iglesia, que usa la palabra de Dios para blasfemar. Dios ordena a Su pueblo tomar un poco de vino una vez al año en la noche del Pesaj. Y, como he dicho antes, esto representa la sangre de Cristo, que fue derramada por nosotros para que nuestros pecados sean perdonados. Esto representa el hecho de que Cristo cumplió el significado del Pesaj muriendo como nuestro Cordero del Pesaj. Y los que tomamos ese poco de vino en la celebración anual del Pesaj no lo tomamos de una copa o un cáliz de oro.

Pero esa iglesia, que fue fundada por el Imperio Romano, enseña que esto se debe hacer todas las semanas en algo que ellos llaman de comunión. Ellos hacen esto en la segunda parte de su culto de adoración, que se conoce como misa. La segunda parte de una misa se llama Eucaristía. En la oración eucarística, esa iglesia “recuerda a Jesucristo y su obra redentora, especialmente el sacrificio que él hizo muriendo en una cruz por toda la humanidad”

Pero ¿qué es verdadero y qué es falso en todo esto? ¿Es la celebración de algo llamado comunión, en una ceremonia conocida como Eucaristía la verdad? ¿O es la celebración del Pesaj, que solo se observa una vez al año la verdad? ¿Son esas cosas importantes para Dios? La verdad es que tergiversar de esa manera algo que Dios y Josué el Cristo ordenaron, es una abominación a Dios. Dios dice que cambiar lo que Él ha ordenado, especialmente si esto implica prácticas y costumbres de la adoración de dioses hechos por manos humanas, es adulterio y fornicación espiritual, porque esto es infidelidad a Dios y a Su verdadera palabra.

Esa mujer es descrita aquí como una ramera; alguien que practica el adulterio o que es libertino en lo que se refiere a las relaciones sexuales (mezclando diferentes religiones con la palabra de Dios). Si usted mira esto desde una perspectiva espiritual, desde la perspectiva de cómo debe ser nuestra relación con Dios, que debemos ser fieles a Dios en espíritu y en verdad, entonces esto adquiere un significado mucho más profundo.

Aquí esta mujer es descrita como la ramera montada en la bestia y también como la madre de todas las rameras. En otras palabras, muchas otras rameras han salido de ella. El verdadero significado de esto debería ser obvio para cualquiera que esté dispuesto a ver la verdad. Muchas iglesias han salido de esa iglesia, que fue fundada en el año 325 d.C. y se tornó la religión oficial del Imperio Romano. Y sus hijas adoptaron la gran mayoría de sus falsas doctrinas.

Esa iglesia también es llamada de Misterio, Babilonia la Grande, porque sus enseñanzas (sus palabras) son en realidad un misterio. Ellos afirman que su legitimidad proviene de Dios, pero ellos no están de acuerdo con las palabras de Dios. Babilonia es una buena descripción de esto ya que esa palabra viene de la palabra “babel” que significa “confusión”. La definición de esa palabra es: Algo que no es claro o que es confuso como resultado de la mezcla de muchas voces. Esa iglesia reconoce que su enseñanza más importante, la doctrina de la trinidad, no está fundamentada en la Biblia, y afirma que esto es un “misterio que fue dado a la iglesia, algo que en realidad no se puede comprender”.

Hay dos razones para mencionar a Babilonia aquí. La primera razón tiene que ver con algo que comenzó a suceder poco después del diluvio, en los días de Noé, cuando las falsas religiones comenzaron a florecer nuevamente en diferentes ciudades. Y una de esas ciudades fue la ciudad de Babel. Los habitantes de esa ciudad decidieron construir una torre que llegara a los cielos. Y esas ideas se mezclaron con ideas religiosas que son falsas. Las ruinas de esa torre todavía existen, en la región de Iraq. La corrupción y el orgullo crecieron a un ritmo tan acelerado en la mente de esas personas que Dios tuvo que intervenir para frenar una vez más ese proceso y evitar que la mente de esas personas se corrompiese del todo.

En ese entonces, luego después del diluvio, todos hablaban el mismo idioma. Y el medio que Dios usó para frenar los malos designios de las personas fue confundirlas con diferentes idiomas. Este es el origen de los diferentes idiomas que existen hoy. Dios cambió la mente de las personas en un instante, dándoles la habilidad de hablar otro idioma. Cuando Dios hizo esto, las personas ya no podían entenderse entre ellas. Solo aquellos que hablaban el mismo idioma podían entender unos a otros.

Imagínese que todos hablasen inglés un día, y de repente, algunos solo pudiesen hablar francés, otros solo japonés, mientras que otros solo pudiesen hablar en ruso. Y entonces ellos se dividieron en grupos. Y quizá eso sea algo difícil imaginar, pero es exactamente lo que ocurrió. Una persona hablaba en un idioma en un día y el otro día solo podía hablar en un idioma completamente diferente. Y era como si siempre hubiese sabido el nuevo idioma en el que ahora hablaba, sin se acordar nada del idioma que hablaba anteriormente.

Esa ciudad quedó conocida como Babel. El nombre Babilonia, que es el nombre de uno de los primeros imperios proféticos que han gobernado el mundo, tiene el mismo significado. Babilonia fue el primero de los reinos proféticos y es representado por la cabeza de oro de la estatua en el sueño de Nabucodonosor.

Babel y Babilonia significan “confusión”. Ese nombre se ha convertido en sinónimo de las religiones y de los gobiernos de este mundo. Estos son sistemas pensados por el ser humano y que solo crean confusión, desorden, divisiones y guerras. Y esto es todo lo contrario a los caminos de Dios, que producen armonía, sensatez y la verdadera paz.

Usted puede comprender mejor esto mirando el significado de la expresión “Misterio, Babilonia la grande”, porque esto fue el comienzo de la falsa religión. Después del diluvio, las falsas ideas y prácticas religiosas comenzaron a surgir en la ciudad de Babel. Y esas ideas fueron desarrollándose con la adoración de diferentes dioses falsos, que surgieron cuando todos todavía hablaban un mismo idioma en Babilonia.

Después de que las personas fueron dispersadas y fueron a vivir en otras regiones con personas que hablaban el mismo idioma, los nombres de esos dioses fueron cambiando, de acuerdo con el idioma que se hablaba en las diferentes regiones. Y cada cultura comenzó a desarrollar sus creencias y prácticas religiosas de una manera un poco diferente. Esto también es cierto en lo que se refiere a la adoración del dios sol, de la luna, de los planetas y dioses de la fertilidad.

El culto a Tammuz, Ishtar, Astarte, Diana, Zeus, Artemisa, Ra, Atón, Apolo y tantos otros dioses tiene su origen en Babilonia. El desarrollo de la falsa religión comenzó con lo que tuvo lugar en Babilonia. Hasta que finalmente muchas de sus prácticas e ideas fueron aunadas en el año 325 d. C, en el falso cristianismo. Y es por esto que esto aquí es referido como “Misterio, Babilonia la grande”.

En estos versículos también es dicho que esa mujer, esa iglesia, se ha estado embriagando con la sangre de los santos. La palabra “santos” era usada por los apóstoles para referirse a los miembros de la Iglesia de Dios, a los que eran fieles al camino de vida de Dios. “Santos” no es lo que esa iglesia se ha inventado.

Esa iglesia ha sido responsable por la persecución y la muerte de muchos del pueblo de Dios a lo largo del tiempo. Después de todo, fue el gobierno romano quien fundó esa iglesia y fue ese mismo gobierno que dio orden de matar al Hijo de Dios, Josué el Cristo, clavándolo en un madero. Fue también ese mismo gobierno que mando cortar la cabeza de Juan el Bautista.

Con base en los escritos y en las tradiciones que fueron transmitidas, algunos creen que casi todos los primeros apóstoles fueron encarcelados y muertos por orden del gobierno romano. La historia dice que Herodes mató a Santiago, el hermano de Juan, a filo de espada. Los registros históricos muestran que Juan, quien fue encarcelado en la isla de Patmos, probablemente fue el único que no fue muerto por orden del gobierno romano.

Pablo, el apóstol que fue enviado a los gentiles (a los que no eran judíos), fue herido, apedreado, encarcelado y mantenido bajo arresto domiciliario en Roma durante mucho tiempo antes de que ellos finalmente lo matasen. Y la verdad es que desde entonces las personas siempre han odiado el mensaje que los apóstoles y maestros de Dios han traído. Y, como resultado de esto, muchos otros líderes de la Iglesia de Dios han sido encarcelados y/o asesinados.



Satanás y el pozo sin fondo

Después que Juan describió a la mujer que montaba la bestia, el ángel le dijo que le mostraría el misterio de la mujer que él había visto que estaba montada en una bestia que tiene siete cabezas y diez cuernos.

La bestia que has visto es la que antes era, pero ya no es, y está a punto de subir del abismo (o pozo sin fondo), pero va rumbo a la destrucción. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres, desde la creación del mundo, no han sido escritos en el libro de la vida, se asombrarán al ver a la bestia, porque antes era, pero ya no es, aunque es. (Apocalipsis 17: 8).

Sería necesario mucho tiempo para leer todos los pasajes de la Biblia en los que esas cosas son mostradas y explicadas, y también el significado de ellas. Voy a hablar sobre algunas de esas cosas más adelante, pero por ahora creo que es mejor simplemente explicar lo que está escrito aquí.

A medida que continuemos con la esa historia quedará claro que la bestia simboliza a Satanás. Él es quien apoya y lleva a esa mujer en sus espaldas. Él es quien da fuerza y ​​poder a esa iglesia. Él ha estado detrás de todos los resurgimientos del profético Imperio Europeo. La verdad es que Satanás es descrito como una bestia. Satanás es tanto la bestia que se parece a un gran dragón como la otra bestia de color escarlata que tiene siete cabezas. Esas cabezas representan siete resurgimientos del Imperio Europeo, que ocurrirían a lo largo de más de 1.450 años, contando desde el momento cuando el primero de esos resurgimientos tuvo lugar, liderado por Justiniano.

Lo que está escrito sobre la bestia que subirá del pozo sin fondo es, en parte, como un acertijo. Como ha sido dicho antes, esa mujer, esa iglesia romana, va montada en esa bestia. Es la bestia quien otorga a esa mujer más poder e importancia. Esa bestia es Satanás. La palabra “bestia” también describe el papel de naciones muy especificas a través de las cuales él ha trabajado para dar más poder y prominencia a esa iglesia durante cada uno de los resurgimientos.

El objetivo de esos resurgimientos es la guerra. Esa iglesia siempre estuvo involucrada, de una manera u otra, en todos los resurgimientos, desde el primero hasta la caída de Napoleón, 1.260 años más tarde. Ese hecho marcó el comienzo del fin del poder y de la influencia de la iglesia católica sobre el Imperio Europeo.

Durante todo ese período de tiempo esa iglesia ha estado involucrada en esos resurgimientos y guerras, pero siempre detrás de la escena, en secreto. Esto tiene mucho que ver con esa descripción que dice que la bestia lleva esa iglesia en sus espaldas, porque el verdadero poder detrás de esa iglesia no es otro que Satanás y los demonios.

La Biblia dice que Satanás será encadenado y confinado en un “pozo sin fondo” y que después él será puesto en libertad por un corto período de tiempo. Aunque la forma en que esto está escrito se parece más a un acertijo, la Biblia es muy específica en lo que se refiere a cuándo esto tendrá lugar.

Ese “pozo sin fondo” es mencionado por primera vez cuando los acontecimientos anunciados por la Quinta Trompeta son descritos. La Biblia dice que el humo comienza a subir, simbólicamente, de ese pozo cuando la fase espiritual de la Quinta Trompeta se cumple. (Apocalipsis 9:1-3). Esa fase ya se cumplió cuando Dios permitió que Satanás persiguiera a la Iglesia de Dios. Ese período de tiempo ya pasó.

Pero la fase física aún no se ha cumplido. El humo que sube del pozo representa el momento cuando Satanás será liberado nuevamente. Lo que significa que ya no le serán impuestas restricciones y él podrá ejercer libremente su influencia sobre diez naciones de Europa y llevarlas a una última gran guerra, una guerra nuclear, la Tercera Guerra Mundial.

Dios ha permitido que Satanás influya en los diferentes resurgimientos del Imperio Europeo. Cuando un resurgimiento llega al fin, entonces Dios restringe a Satanás nuevamente y no le permite ejercer tal poder e influencia para llevar a las naciones a la guerra. Hasta que llega el momento y entonces Dios le permite hacer esto nuevamente. Dios permitirá a Satanás ascender de ese pozo nuevamente, le va a liberar de su restricción por última vez para que él lleve a esas diez naciones de Europa a unirse con el propósito de hacer la guerra. Cuando esas naciones puedan unirse como una sola potencia, sin la carga del resto de la actual Unión Europea, esto las llevará a la Tercera Guerra Mundial.

Es muy importante que usted intente comprender la importancia de lo que es dicho en el siguiente párrafo.

Mismo que Dios no estuviera en el control del cuando todo esto va a pasar y Satanás no fuese liberado cuando él será liberado, aún así esas naciones empezarían una guerra. Esto es especialmente cierto en este tiempo del fin. Pase lo que pase este mundo camina en dirección a la Tercera Guerra Mundial. Y esto es el resultado del hecho de que las personas y las naciones se han vuelto tan corruptas en su manera de pensar. Si Dios no interviene exactamente de la manera en que Él hará, esa guerra va a durar mucho más tiempo y traerá mucho más angustia y sufrimiento, porque entonces ese será un horrible y prolongado conflicto. Dios no solo va a intervenir para evitar que los seres humanos destruyan a sí mismos, pero Él también va a acortar la duración de todo esto, para reducir la intensidad y la duración del sufrimiento de los seres humanos.

Ese abismo, o pozo sin fondo, es simplemente una descripción física, que proviene de dos palabras. Una de ellas significa “abismo” (también traducido como sin fondo) y la otra palabra significa “pozo”, y es usada a menudo para describir una cisterna, un lugar preparado para retener agua.

Es muy difícil describir algo que existe en el mundo espiritual usando ejemplos de cosas físicas. Este lugar de que se habla aquí es simplemente un estado espiritual especialmente preparado para restringir la capacidad de Satanás de ejercer todo su poder. Se trata de una condición o de un estado en el que gran parte de su poder es restringido; principalmente el poder de llevar a las personas a la guerra. Esto es algo que Dios no le permite hacer hasta que sea el momento específico para ello. Esas cosas pueden resultar difíciles de entender, pero Dios es quien controla cuando todo esto tiene lugar, para cumplir de la manera más eficaz Su propósito de liberar a los seres humanos.

Cuando Dios impide a Satanás de usar todos sus poderes eso no significa que sus poderes le han sido completamente quitados. Mismo estando condicionado por este abismo espiritual, Satanás todavía puede transmitir ciertas actitudes a la mente humana y puede ejercer su influencia sobre los seres humanos. Pero en un determinado momento al final de la presente era, justo antes de que el Reino de Dios sea establecido sobre las naciones y empiece en Milenio, Satanás será confinado. Y durante 1.000 años él no podrá ejercer NINGÚN PODER, ninguna influencia sobre los seres humanos.

Satanás subirá del abismo, del pozo sin fondo, de esta condición de restricción espiritual, hacia el final del séptimo y último resurgimiento, que comenzó a tomar forma en la década de 1950. Este último resurgimiento es representado por los diez cuernos. Esto es mencionado nuevamente unos versículos más adelante. Satanás podrá ejercer un mayor poder sobre esos diez cuernos (esas diez naciones) haciendo con que sus líderes se unan y empiecen una guerra. Y aunque Satanás pueda esforzarse al máximo ejerciendo toda su influencia sobre estos gobernantes para que ellos hagan lo que él quiere, ellos son los que deciden si van a ceder a esa influencia.



La bestia que antes era, pero ya no es

Cuando usted lee ese versículo en Apocalipsis 17, que habla sobre la bestia, Satanás, que antes era, pero que ya no es, esto parece un acertijo. La única forma de comprender esto es si usted entiende que durante todos estos resurgimientos Dios no restringe los poderes de Satanás.

La bestia que antes era puede referirse a cualquier periodo de tiempo cuando Satanás estuvo activo durante uno de los resurgimientos en Europa, cuando él no estaba siendo restringido en ese abismo espiritual. Pero ese versículo aquí se refiere a un período de tiempo muy específico. Esto se refiere a la última vez que él no estuvo restringido. Esto fue cuando él estaba trabajando con Alemania e Italia ejerciendo directamente su poder e influencia sobre Hitler y Mussolini.

Pero cuando la Segunda Guerra Mundial terminó, Satanás fue restringido nuevamente. Y esa es su condición actual. Él ahora no está ejerciendo todo su poder porque está restringido en ese abismo espiritual, una condición en la que él ha estado en los últimos casi 75 años.

Pero mismo estando restringido espiritualmente, Satanás puede ejercer su influencia y poder, transmitiendo su actitud espiritual a la mente de las personas, para manipular y engañar a las personas. Dios no siempre le permite usar todo su poder e influencia como “el Destructor”, para destruir y causar la guerra. Satanás tiene muchos nombres, que describen sus malas acciones. Uno de esos nombres mencionados en la Biblia es Apolion, que significa “el Destructor”. Y en ese versículo nos es dicho lo que le va a pasar después que termine este período de tiempo:

La bestia que has visto es la que antes era, pero ya no es, y está a punto de subir del abismo, pero va rumbo a la perdición. (Apocalipsis 17:8)

Aquí se describe el momento cuando Satanás saldrá de ese abismo espiritual, de ese lugar de restricción. Será entonces cuando él va a ejercer su influencia para acelerar todo ese proceso e incitar a las naciones a una inevitable Tercera Guerra Mundial. Y aquí dice que cuando esto termine él va rumbo a la perdición. La palabra “perdición” es usada de muchas maneras y puede significar “destrucción, perecer, morir”. La manera como esa palabra es usada en ese versículo tiene un doble propósito. Porque cuando Satanás sea liberado él llevará a las personas y a las naciones a la Tercera Guerra Mundial, una guerra nuclear a gran escala. Sus acciones conducen a una gran destrucción y a la muerte de millones de personas. Pero esta será la última vez que Satanás podrá provocar una guerra y causar una destrucción tan grande. Aunque más adelante él volverá a intentarlo una vez más.

Europa responderá a Satanás exactamente de la manera que él quiere, y se involucrará en una gran guerra nuclear con otros países. Pero lo lejos que Europa va a llegar con todo esto es algo que depende de su propia elección.

La Tercera Guerra Mundial es realmente la guerra que pondrá fin a todas las guerras. Dios nunca permitirá que haya otra guerra después que Él ponga fin al autogobierno de los seres humanos en la tierra. Dios va a intervenir y poner fin a la Tercera Guerra Mundial, y entonces Él establecerá la paz en la tierra; y la paz reinará sobre los seres humanos durante los siguientes 1.000 años. Y nunca más Dios permitirá que haya guerras. Esto es parte de las “buenas nuevas” (del evangelio) del Reino de Dios, porque cuando el gobierno de Dios sea establecido en la tierra esto traerá la paz.

Y al mismo tiempo que Satanás agita las cosas y provoca una última gran guerra, que causará mucha destrucción y muerte, él avanza hacia su propia destrucción y muerte. Al provocar esa última guerra él se dirige hacia su propia perdición, aunque eso solo se consumará mucho más adelante.



Ahora, “la bestia que antes era, pero ya no es, aunque es.”

La última parte de ese mismo versículo también ha sido escrita en forma de acertijo, pero es diferente de lo que está escrito en la primera parte del versículo. Fíjese:

La bestia que has visto es la que antes era, pero ya no es, y está a punto de subir del abismo, pero va rumbo a la perdición. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres, desde la creación del mundo, no han sido escritos en el libro de la vida, se asombrarán al ver a la bestia, porque antes era, pero ya no es, aunque es. (Apocalipsis 17:8)

Primero es necesario que usted entienda quiénes son esas personas cuyos nombres han sido escritos en el libro de la vida. Esto no tiene nada que ver con la predestinación, como algunos enseñan. Como he dicho antes - y voy a hablar sobre esto con más detalles más delante - aquellos cuyos nombres han sido escritos en el libro de la vida son las personas con las que Dios ha trabajado en diferentes épocas durante los últimos 6.000 años. Ellos son los que vendrán con Cristo para gobernar en la tierra. Ellos han sido llamados para ese propósito desde la fundación del mundo, cuando Dios colocó a los seres humanos en la tierra.

Ellos son los que serán resucitados a la vida espiritual cuando Cristo regrese. Ellos entonces serán seres compuestos de esencia espiritual, pero podrán manifestarse en forma física, como Cristo hizo después que él fue resucitado. El plan de Dios desde el principio, desde “antes de la fundación del mundo”, es que habrá 144.000 individuos que regresarán con Cristo cuando él venga. Ellos son aquellos a quienes Dios ha “elegido” a lo largo de 6.000 años para ser parte de la primera resurrección, para ser resucitados a la vida espiritual cuando Cristo regrese. Ellos son aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida hasta este momento. Muchos de ellos son nombrados en la Biblia, pero la mayoría de ellos no.

Los que son mencionados en ese versículo como aquellos “cuyos nombres aún no han sido escritos en el libro de la vida”, son aquellos que van a vivir en el Milenio bajo el gobierno del Reino de Dios. Ellos sabrán (verán) lo que Satanás ha hecho contra Dios y contra los seres humanos durante esos 6.000 años. Ellos estarán asombrados entonces y sabrán que ese ser y los demonios ya no podrán estar entre los seres humanos para engañarles y hacerles daño.

Todos los que van a vivir durante el Milenio sabrán que Satanás era la bestia que “antes era”, pero ahora “ya no es”, porque él ya no estará entre los seres humanos. Todos ellos también entenderán (verán) que Satanás, la bestia, todavía existe, “todavía es”. Las personas que van a vivir durante esos 1.000 años conocerán y creerán la verdad que está escrita en la Biblia, que ese ser será sacado de entre los seres humanos y será liberado por poco tiempo cuando termine el Milenio.

Ese versículo sobre la bestia, sobre Satanás, es profético. Primero ese versículo habla sobre el séptimo y último resurgimiento y luego habla sobre el período de tiempo que sigue a esto, cuando Satanás será encerrado en un pozo sin fondo (en un abismo espiritual) que permanecerá sellado durante 1.000 años. Esos 1.000 años empiezan luego después que Cristo regrese. Esto es lo que está escrito en Apocalipsis 20:1-3.



La Revelación dada al Sr. Herbert Armstrong

A continuación, esos versículos dan una visión general de las cosas que tendrán lugar después de esto. En ese capítulo el orden de los acontecimientos es descrita en una especie de “esquema”, que conduce a la cuenta atrás para la Tercera Guerra Mundial y la venida de Cristo.

Aquí está la mente que tiene sabiduría: Las siete cabezas son siete montes sobre los cuales está sentada la mujer. (Apocalipsis 17:9).

Esta sabiduría se refiere a algo que los seres humanos pueden tener y que viene de la mente de Dios, ya que esto es la palabra (el logos) de Dios. Dios es quien da esta sabiduría a las personas, porque esto no proviene del intelecto humano. Solo Dios puede dar “esta sabiduría”. Y Dios ha dado esta sabiduría al Sr. Herbert Armstrong para que él pudiese comprender que estos versículos se aplican al tiempo del fin.

Dios ha dado al Sr. Herbert Armstrong el entendimiento de que en la Biblia la palabra monte es usada para referirse proféticamente a las naciones o reinos más grandes. En ese versículo Dios revela claramente que esa mujer, la Iglesia Católica, se ha sentado sobre cada una de estas bestias durante sus resurgimientos. Pero después del quinto resurgimiento, que ha sido liderado por Napoleón, esa mujer dejó de tener el poder y la influencia de los que había disfrutado desde la época de Justiniano. Sin embargo, su presencia e influencia durante esos períodos de tiempo es lo que ha hecho de Europa lo que Europa es hoy.

Y son siete reyes: Cinco han caído, uno es y otro aún no ha venido; y cuando venga, debe quedar solo por un breve tiempo. [Una corta temporada] (Apocalipsis 17:10).

Solo hubo un período de tiempo, que duró solo unos pocos años, cuando ese versículo pudo ser leído con ese específico significado, que se aplicaba a ese mismo período de el tiempo. El significado de ese versículo fue revelado al Sr. Herbert W. Armstrong en el exacto momento cuando esto se estaba cumpliendo.

Dios entonces reveló al Sr. Armstrong que un último resurgimiento del antiguo Imperio Romano (aunque no bajo ese nombre) debía tener lugar antes que Josué el Cristo regresara. En esas profecías le fue dada la comprensión de que habría siete resurgimientos en total.

En un determinado momento, cuando la Segunda Guerra Mundial ya estaba llegando al fin, Dios le reveló que ese versículo era profético y que se estaba cumpliendo en ese exacto momento, en los tiempos que él estaba viviendo entonces. Él sabía que habría siete resurgimientos, cada uno de ellos liderado por un importante gobernante. Como ya he mencionado antes, el quinto resurgimiento fue liderado por Napoleón. Y cuando Dios reveló al Sr. Herbert Armstrong el significado de ese versículo Hitler estaba a la cabeza del sexto resurgimiento.

Con el entendimiento que Dios le había dado sobre ese versículo el Sr. Herbert Armstrong pudo ver que habría siete reyes, siete gobernantes, y que cada uno estaría a la cabeza de uno de los siete resurgimientos. Cinco de ellos ya habían caído y el sexto estaba gobernando en ese momento, durante la Segunda Guerra Mundial. De los siete reyes, cinco ya habían reinado y habían caído, y uno – Hitler – estaba reinando entonces. Pero el séptimo y último “aún no había venido”.

Está escrito que cuando el séptimo y último venga debe quedar solo por un breve tiempo. Ese séptimo resurgimiento – la Tercera Guerra Mundial – será de corta duración. Esa guerra será mucho más corta que todas las guerras anteriores, pero debido a los modernos armamentos que serán usados la destrucción que esto causará será mucho mayor que todos los seis resurgimientos anteriores juntos.

El lenguaje usado para describir esos resurgimientos tiene que ver sobre todo con la destrucción y la guerra. Aunque el impulso hacia un resurgimiento puede comenzar mucho antes de la guerra que ese resurgimiento presagia, el principal significado de estos resurgimientos es la guerra. Afortunadamente, aquí dice que esto será de corta duración (debe quedar solo por un breve tiempo). Esto es enfatizado aquí porque se trata de una guerra nuclear que puede destruir toda la tierra en muy poco tiempo. Pero Dios no permitirá que esto dure mucho. Cuando esa guerra llegue a un punto determinado Él intervendrá y pondrá fin a esto.

El siguiente versículo sigue hablando en forma de enigma y describe a la bestia, a Satanás.

La bestia que era y ya no es también es el octavo, y procede de los siete y va a la perdición. (Apocalipsis 17:11)

Y debido a que comprendemos lo que ha sido dicho hasta este punto, queda claro a quien se refiere ese versículo. El que va a la perdición es Satanás. Satanás es la bestia que da poder a cada resurgimiento. Él es el poder de la bestia, que trabaja durante los resurgimientos para causar la guerra. Satanás es la bestia que “antes era pero que ya no es” de la que se habla antes de esto.

Satanás “procede de los siete” porque él es el poder que impulsa a cada uno de los resurgimientos. Y debido a que él procede de cada uno de los siete, y está detrás de todos ellos, él es contado como el octavo.



Diez naciones que se unen como una sola nación

Los diez cuernos que has visto son diez reyes que todavía no han recibido reino, pero toman autoridad por una hora como reyes junto con la bestia. Estos tienen un solo propósito, y entregan su poder y autoridad a la bestia. (Apocalipsis 17:12-13)

Los diez cuernos simbolizan diez reyes que reciben poder juntos, como “un solo reino” en este séptimo resurgimiento.

Cuando esto suceda diez naciones llegarán rápidamente a un acuerdo para usar armas nucleares. Pero esas naciones solo estarán unidas en este acuerdo por un corto período de tiempo, porque pronto surgirán desavenencias y discrepancias entre ellas. Poco antes de esto Satanás habrá ascendido del pozo sin fondo, del abismo espiritual. Sus poderes ya no estarán restringidos. Él entonces se apresurará en manipular los acontecimientos de tal manera que estas diez naciones creerán que deben unirse como una sola nación para poder sobrevivir a lo que ellas verán suceder en el mundo.

Está escrito que ellos recibirán autoridad por una hora como reyes junto a la bestia. El reino que resultará de ese acuerdo no será un reino muy unido. Después de unirse ellos ya no podrán deshacer lo que han hecho, aunque ellos desearían poder deshacer esto. Una vez que todo esté en marcha y esto lleve a las naciones a una nueva guerra mundial ellos no podrán simplemente “borrar” esto.

En el libro de Daniel este último resurgimiento es descrito de una manera un poco diferente. Esa descripción nos da más información sobre las inherentes debilidades de ese resurgimiento. Y primero sería bueno leer nuevamente lo que fue dicho en el capítulo 3 sobre la profecía de Daniel y después vamos a mirar esa profecía con más detalles.

Dios dio a Daniel la capacidad de interpretar un sueño que tuvo el rey Nabucodonosor. Daniel entonces dijo al rey Nabucodonosor lo que el rey había visto en su sueño y también le dijo cual era la interpretación del sueño. En su sueño el rey había visto una estatua que estaba hecha de diferentes metales de la cabeza a los pies. La primera parte, la cabeza, estaba hecha de oro. Daniel le dijo al rey Nabucodonosor que la cabeza representaba a él y al gran reino sobre el que él gobernaba entonces, el Imperio de Babilonia.

Daniel también le habló de otros tres grandes reinos que seguirían hasta el final de la era del autogobierno de los seres humanos, cuando Dios intervendría para establecer Su Reino en la tierra. El segundo reino descrito era el Imperio Medo-Persa, el tercero el Imperio Greco-Macedonio y el cuarto el Imperio Romano o los Imperios de Europa.

El último reino estaba representado por las piernas de la estatua, que estaban hechas de hierro, pero con los pies y los dedos de los pies estaban hechos de una mezcla de hierro y barro.

El cuarto reino será fuerte como el hierro; y como el hierro todo lo desmenuza y pulveriza, y como el hierro despedaza, así desmenuzará y despedazará a todos estos. Lo que viste de los pies y de los dedos, que en parte eran de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, significa que ese reino estará dividido; pero en él habrá algo de la firmeza del hierro, tal como viste que el hierro estaba mezclado con el barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, así el reino será en parte fuerte y en parte frágil.

Y en los días de esos reyes, el Dios de los cielos levantará un reino que jamás será destruido ni será dejado a otro pueblo. [No será gobernado por hombres, pero por Cristo y los 144.000] Este desmenuzará y acabará con todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre. (Daniel 2:40-42, 44)

En esta profecía, que fue dada a Daniel siglos antes de que Dios revelara a Juan las cosas contenidas en el Libro de Apocalipsis, Dios profetizó el ascenso y ocaso de los reinos más importantes que iban a reinar en la tierra hasta el regreso de Cristo, en el Reino de Dios. En las profecías de Daniel Dios revela cosas que indican el exacto momento de la primera venida de Cristo y también muchas cosas sobre la segunda venida de Cristo.

Esos versículos en Daniel revelan que el Imperio Romano sería fuerte como el hierro hasta el final. Pero esos versículos también revelan que los pies y los diez dedos de los pies de la estatua están hechos de una mezcla de hierro y barro. Y esta es una descripción muy precisa de algo que Dios estaba revelando sobre esta última parte de la estatua, que representa el antiguo Imperio Romano (un Imperio Europeo). Imperio ese que se unirá por un corto espacio de tiempo ya al final. Por un lado, ese imperio tendría mucho poder, pero por otro lado sería muy frágil. Ese imperio no se mantendría unido. Y esto es lo que se puede ver hoy en día en la Unión Europea. Esa unión tiene mucho poder, pero, sin embargo, es una unión muy frágil.

En Apocalipsis 17 está escrito que esos diez reyes recibirán autoridad por una hora junto con la bestia. Satanás, por supuesto, es la bestia que ha unido a esos reyes con el único propósito de causar una guerra nuclear. Y cuando él haga esto, esos reyes “entregarán su poder y autoridad a la bestia”, a Satanás.

He dicho antes que diez de las veintiocho naciones de la Unión Europea han firmado un acuerdo militar. Y cuales serán esas diez naciones específicas es algo que aún puede cambiar, pero al final serán diez naciones.

La expresión por una hora mencionada aquí se refiere definitivamente a un tiempo profético y quizá se trate de un período de 60 días, ya que Dios ha revelado lo que esto significa en profecías similares a esta. Aunque por ahora no sabemos con absoluta seguridad si este es el caso aquí, algo que queda claro es que el escenario mundial ya está listo para esa última guerra.



¿Que pasará ahora?

En el presente capítulo he hablado sobre el hecho de que cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llegando al fin Dios dio al Sr. Herbert W. Armstrong la comprensión de que Europa pronto se levantaría nuevamente en su séptimo y último resurgimiento. Él explicó que esa unión de naciones tendría un gobierno común, con una moneda común y que diez naciones de esa unión formarían una alianza militar y se involucrarían en una última guerra – una guerra nuclear.

Él también dijo que esa unión de diez naciones estaría encabezada por Alemania. Él dijo todo esto luego después que terminara la Segunda Guerra Mundial. Y en ese momento esto pareció ridículo para muchos, porque era impensable que Alemania pudiese levantarse nuevamente y estar a la cabeza de tal unión. Y aunque pareciera algo inconcebible, esto es exactamente lo que ha estado sucediendo.

Esto era algo impensable ya que los europeos sentían una gran aversión hacia Alemania debido a las atrocidades que los alemanes habían cometido. Esto también era algo impensable porque la industria alemana había sido prácticamente destruida cuando sus ciudades fueron bombardeadas. Era absurdo que Alemania pudiese renacer de las cenizas y tener tanta importancia y poder como para liderar a una Europa unida.

Pero no mucho tiempo después de esto, en 1957, se puso en marcha un intento de unir a Europa con la creación de la Comunidad Económica Europea. De hecho, Europa comenzó a levantarse nuevamente poco después de la Segunda Guerra Mundial. Y ahora que ya han pasado más de 70 años desde la Segunda Guerra Mundial, el escenario en Europa está listo para la Tercera Guerra Mundial, ya que hace poco se cumplió la última cosa que el Sr. Herbert Armstrong predijo y la Unión Europea ahora ya tiene un ejército común.

¿Y qué pasará ahora? Usted sabrá con absoluta seguridad la secuencia de los profetizados acontecimientos que conducen a las horribles catástrofes del tiempo del fin cuando usted lea lo que la profecía dice que sucederá a continuación. Se trata de la total destrucción de los Estados Unidos. Todo el mundo será plenamente consciente de estos catastróficos acontecimientos a medida que ellos se desarrollen. Todo el mundo verá lo que estará pasando, pero ellos no sabrán lo que esto significa y tampoco lo que va a pasar después de esto. Pero Dios ha profetizado todo esto para nosotros. Podemos estar alerta y bien preparados para todo esto.

Y esto va a suceder antes de que comience una guerra nuclear entre las naciones del mundo. Armas nucleares serán usadas, pero todavía no será una gran guerra nuclear.

Lo que va a suceder a los Estados Unidos será solo el comienzo de los catastróficos acontecimientos del tiempo del fin. Todos esos catastróficos acontecimientos, que pronto tendrán lugar en el mundo, son revelados en las profecías del libro de Apocalipsis. De la misma manera que Dios reveló al Sr. Herbert Armstrong sobre el último resurgimiento de un Imperio Europeo, que ahora está llegando al fin, Dios también revela los acontecimientos que conducirán a la total destruición de los Estados Unidos. ¡Esto es lo que sucederá a ahora!